IMPULSA TU EVENTO GRACIAS A LAS REDES SOCIALES

Publicada en Deja un comentarioPublicada en Productos, Tecnología

Social Media Walls

Que las redes sociales son una herramienta básica para cualquier marca que se precie es algo sabido por cualquier persona con un poco de interés en el mundo que le rodea. Y es que estos medios se han convertido en un fenómeno tan generalizado que muchos usuarios reducen su actividad habitual en la red a realizar un repaso diario por sus perfiles en Facebook y Twitter. Las cifras no engañan: una de cada cinco personas que habita la Tierra tiene una cuenta en la compañía de Mark Zuckerberg.

Más allá de la fortuna de poder mantener el contacto con los nuestros sin que importen los kilómetros que nos separan y de ponernos al día sobre todo aquello que ocurre y decidiendo qué fuentes nos interesan, las redes suponen una plataforma potentísima que permite demostrar que detrás de una compañía hay personas que escuchan, cuidan a sus clientes y se mantienen al tanto de lo que ocurre en el sector. Estar presentes y saber gestionar correctamente este espacio de encuentro es básico, además de un valiosísimo escaparate en el que comunicar nuestra propuesta de valor sin necesidad de invertir en publicidad para hacernos notar.

¿Y cómo podemos estimular el uso de las redes cuando celebramos un evento? Lo primero, estableciendo un hashtag oficial del que se informe desde el primer comunicado que se envíe a los invitados, algo que debería llegar acompañado de nuestros perfiles sociales, con el objetivo de que además de crear un espacio de debate se mencione a la marca el mayor número de veces posible. Lo segundo, potenciando su uso durante la cita.

Instagram en escena

Si enciendes tu televisor será raro que en alguna de las esquinas superiores de la pantalla no veas cómo se sugiere un hashtag con el que hacer ruido, siendo cada vez más los programas en directo que dedican un tiempo a la interacción con la audiencia, ya sea leyendo algunos mensajes o realizando distintas dinámicas con ellos. Y en el caso de la celebración de un congreso o de un evento corporativo, lo que se impone es la instalación de pantallas o dispositivos que estimulen la conversación en busca de la viralidad.

Si entras habitualmente en Twitter te habrás percatado de que a menudo se convierten en trending topic las etiquetas seleccionadas para el seguimiento de congresos de marketing, festivales de música, presentaciones tecnológicas y, en definitiva, citas de muy diferente índole. Para ello, todo lo que necesitamos es una persona que filtre los mensajes que se lancen a estos social media walls y el uso de utilidades como  TweetBeam o Twijector. Cuando un asistente o espectador vea cómo se destacan los mensajes de otras personas no tardará en querer lanzar el suyo. ¿A quién no le guste tener su momento de gloria?

En Alter3sesenta disponemos de pantallas específicas para la proyección de contenidos que te facilitarán esta labor. El uso de nuestras esferas interactivas e incluso el lanzamiento de tuits mediante tirachinas son otras opciones con las que sorprender a un público que sin duda agradecerá que le des protagonismo, además de demostrar que tu compañía entiende las necesidades de los tiempos que corren. ¿Nos ponemos en marcha?

UNA REVOLUCIÓN DE 360 GRADOS

Publicada en Deja un comentarioPublicada en Actualidad, Tecnología

Vídeos inmersivos

Los números hablan por sí mismos: según Cisco Visual Networking Index, cada segundo se llegan a compartir en el mundo un millón de minutos de vídeo. El auge de las nuevas tecnologías y el uso global de una plataforma como Youtube han provocado que cada vez más personas consuman contenidos multimedia en multitud de dispositivos. El consumidor ya no está a expensas de la programación fijada en la pequeña pantalla y decide por sí mismo qué quiere ver, cuándo y desde dónde.

Al mismo tiempo que ha evolucionado el consumo lo han ido haciendo los tipos de formato con los que atrapar a un público cada vez más exigente y deseoso de probar nuevas experiencias delante de sus pantallas. Si bien nadie ha olvidado el pinchazo que supuso el vídeo en 3D, que prometía cambiar la industria audiovisual, lo cierto es que hay otras realidades por las que marcas y usuarios están apostando fuerte en los últimos tiempos.

Si hace algunas semanas os hablábamos de realidad virtual y realidad aumentada, hoy queremos centrarnos en los contenidos inmersivos, esos que consiguen trasladar al espectador a otros espacios y que además le dan la opción de elegir lo que ve en cada momento. Aunque para disfrutar de estas piezas lo óptimo es hacer uso de unas gafas especiales que nos hagan vivir la experiencia con la máxima sensación de realismo, cualquiera puede reproducir estos archivos desde su ordenador, tablet o smartphone.

NASA 360

Dentro de este tipo de productos, el vídeo 360 es uno de los que más está dando que hablar, consistiendo en grabaciones en las que el campo de visión abarca la totalidad del entorno alrededor de la cámara, y no sólo lo que tiene lugar frente a ella, con una visibilidad lo más próxima posible a los 360 grados. Medios de la talla de National Geographic o la mismísima NASA han sucumbido a las redes de este formato esférico.

Para sacar adelante la creación de estas piezas se necesitan varias cámaras que capturen un fragmento del campo de visión total que, posteriormente, se procesa y une para dar con el resultado final. Y aunque hace años estos sistemas tenían un coste elevadísimo, ya se pueden producir piezas con estos equipos por alrededor de 200 euros, compitiendo en robustez y resistencia con las cámaras de aventura tradicionales.

El placer de disfrutar de vídeos 360 en plataformas como Facebook o Youtube sin necesidad de instalar complementos facilita su viralización, adoptando un visor específico ante el que sólo hay que elegir en qué dirección sorprenderse primero, accediendo desde el primer momento a una visión completa del lugar. La posibilidad de ver un vídeo diferente cada vez que se reproduce y el fin del encuadre fijo han marcado un antes y un después en el mundo del entretenimiento.

LA EXPERIENCIA DE TRABAJAR EN UN GRAN EVENTO

Publicada en Deja un comentarioPublicada en Actualidad

Trabajar en un gran evento

Decía Carlos Gardel en esa preciosa canción que nos emocionó a muchos en una de las películas clave de la carrera de Pedro Almodóvar, ‘Volver’, que 20 años no es nada, pero lo cierto es que dos décadas dan para mucho… En ese tiempo, como profesional de los servicios audiovisuales, uno aprende a sacar adelante infinidad de trabajos parecidos entre sí frente a otros en los que es inevitable sentir mariposas en el estómago debido a su envergadura.

Porque, seamos sinceros, ponerse al frente de un gran evento supone tratar con una presión mayor al tener que lidiar con factores como la organización de un gran equipo, el análisis de sistemas y la anticipación ante posibles inconvenientes. Todo ello supone una gran parte del tiempo que inviertes en el proyecto.

Lo más importante es tener lo más claro posible qué tipo de trabajo vamos a abordar, algo que en ocasiones no nos queda claro hasta el último minuto, sobre todo si se trata de una grabación televisada en directo. Acudir con diferentes sistemas es recomendable, ya que el cliente puede cambiar de opinión en el último segundo, algo para lo que necesitaremos capacidad de reacción y, sobre todo, una batería extra de teléfono bien cargada.

Producción técnica

Hay que tenerlo claro: cuando se realizan montajes de peso es más que probable que surjan problemas técnicos debido a la intervención de un gran equipo de personas que, por el mero hecho de ser humanos, pueden cometer errores o enfrentarse a una máquina que ese día decide dejar de funcionar. Mantener la calma y la cabeza fría es básico para actuar de la mejor manera posible. Aunque no lo creas, reaccionar sin pensar en lo que se hace es un error fatal: ser conscientes de lo que está pasando y buscar la mejor solución requiere de reflexión. Tres pasos: pensar, dar con la respuesta correcta y actuar. Esa es una de las grandes lecciones que da la experiencia.

Tampoco hay que olvidar la responsabilidad de saber que formas parte de un gran proyecto. Esta profesión te permite participar en momentos que pueden llegar a ser históricos, algo que precisa de un compromiso. No se trata de pensar que nos están viendo millones de personas cuando, por ejemplo, trabajemos en una final de la Champions, pero hay que saber que cuando la luz roja se enciende debes dar lo mejor de ti para que todo salga perfecto. Ese gusanillo que sientes no desaparece con los años.

Tras dejarse la piel en una producción de estas características, y antes de que llegue el agotamiento, la satisfacción y los momentos de diversión con los compañeros suponen una liberación de toda la tensión acumulada en un momento al que podemos denominar descompresión, tras lo que aparece una sensación de orgullo por haber hecho tu trabajo lo mejor posible y por sentir, una vez más, que estás en el camino que siempre habías querido recorrer.

EL ARTE DE LA PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL

Publicada en Deja un comentarioPublicada en Actualidad

Trabajando en 'Late Motiv'

Aunque hablar de producción audiovisual pueda parecer un tema lejano para el gran público, esa suposición da un vuelco con una sola pregunta: ¿cuántas horas de productos audiovisuales consumes cada día? Los dispositivos electrónicos, la televisión, la publicidad y el cine se cruzan en nuestro camino continuamente, tras lo que se esconde un gran engranaje de producción en el que se reúnen tareas como el trabajo técnico, el desarrollo de guiones, las grabaciones, la realización, la postproducción, la promoción…

El papel de los productos audiovisuales en la actualidad es básico, persiguiendo siempre la sorpresa e impacto del público en un mundo cada vez más competitivo y en el que todo ocurre demasiado rápido. Por suerte, en España abundan los profesionales que desempeñan tareas de realización y producción en todo tipo de soportes informativos que dominan áreas como la dirección, la realización, la producción y la gestión audiovisual, un campo en el que habitualmente participamos colaborando en la parte técnica.

De la buena elaboración y planificación de contenidos depende que salgan adelante buenos formatos que sorprendan al público, teniendo siempre en cuenta las necesidades industriales, comerciales, de entretenimiento, culturales o artísticas, variables con las que se trabaja en los planes de trabajo de medios como el cine o la televisión. De los asistentes de grabación en exteriores a los productores generales, todo el equipo humano es básico en este tipo de grabaciones, donde se distinguen tres frases que atraviesa toda pieza audiovisual: la preproducción (planificación), el rodaje (producción-ejecución) y la postproducción (montaje y edición).

Trabajando tras las cámaras

Cada pieza sigue, eso sí, un proceso de producción diferente: no tiene nada que ver la línea temporal que se sigue en la retransmisión de un evento deportivo con la que vivimos en la grabación de un programa de tira diaria. Lo que no cambia es el hecho de que en ambas es indispensable el papel de la producción, lo que garantiza una realización de calidad antes de su lanzamiento.

Al igual que ocurre en otros tantos sectores, en producción es esencial un plan estratégico, el control de recursos, la negociación de tareas y la dinamización del grupo de trabajo para que todo fluya de la mejor manera posible. La rapidez a la hora de resolver incidentes también es clave en un mercado en el que ninguna grabación es igual a la anterior, algo que también motiva a aquellos que dedican su vida a ello.