UN DÍA NORMAL EN LATE MOTIV

Publicada en Publicada en Actualidad

Preparando 'Late Motiv'

Fue en 2005 cuando los espectadores de todo el país se percataron del talento de Andreu Buenafuente ante las cámaras. La llegada del late night Buenafuente a Antena 3, que dos años y medio después se trasladaría a La Sexta, supuso el gran paso ante un público al que ya se dirigía desde los 17 años, cuando comenzó su carrera en los medios participando en la sección deportiva de Radio Popular Reus. Casi cuatro décadas han pasado hasta ahora, cuando el famoso humorista, presentador y productor español lidera Late Motiv en #0, el canal de Movistar+.

Humor, espectáculo, entrevistas y actuaciones musicales son los ingredientes de un late night que se emite de lunes a jueves a las 23.00 h. en el dial 7 de la citada plataforma, que se encarga de su producción junto a El Terrat. El análisis de la actualidad con ojo crítico y grandes dosis de humor llegan de la mano de los monólogos del propio Buenafuente, al que acompañan habitualmente colaboradores como Berto Romero, Raúl Cimas, Javier Coronas, Raúl Perez y Bob Pop, así como una excelente banda musical.

Lo cierto es que grabar un programa de televisión puede llegar a ser rutinario cuando se sigue el mismo esquema, haciendo que los contenidos resulten monótonos. Se nos ocurren infinidad de concursos que cumplen esta definición, algo que queda lejos del ritmo habitual que caracteriza a un late night. Por suerte, trabajar en el equipo técnico de un proyecto como Late Motiv es un gusto, y no sólo por el hecho de hacerlo junto a uno de los grandes maestros de la comunicación y a una de las productoras más importantes de la actualidad.

Un día normal en el programa comienza con el encuentro y la puesta al día con los compañeros, lo que da paso a la puesta en marcha de los equipos y al repaso que nos permite comprobar que todo esté en orden, lo que nos facilita la solución de posibles incidencias. Acto seguido, llega el momento de la reunión de escaleta, donde el personal (equipo técnico, realizadora…) aclaran los puntos a tener en cuenta durante la grabación. En este momento se fijan cuestiones como los tiros de cámara, los movimientos de atrezo y los contenidos que saldrán en pantalla.

Pruebas de sonido en 'Late Motiv'

El falso directo (se graba un par de horas antes de su emisión) no impide el tono de show en el que la naturalidad es básica, aunque cada plano y detalle deban estar bien medidos. Esto se consigue mediante el ensayo, un tiempo en el que se corrige todo aquello que pueda fallar y mejorarse. Como lo habitual es que actúe una banda en cada programa, se aprovecha este momento para llevar a cabo la prueba de sonido con la que la realización ultima cuestiones técnicas como la iluminación. Los amantes de la música sabrán reconocer el cariño que le pone el equipo a las actuaciones en directo, por donde en su momento llegó a pasar la omnipresente Rosalía.

La pausa para la comida sirve para relajarse y para comentar el trabajo hecho hasta el momento. Por suerte, el ambiente entre los trabajadores es excepcional, lo que se suma a la gran profesionalidad que abunda en todos los puestos. Durante estos minutos, la banda del programa aprovecha para ensayar alguna canción mientras el público espera en una sala en la que también llena el estómago, donde se cuentan las normas de seguridad y el procedimiento durante la grabación.

Cuando los asistentes ocupan sus asientos, llega la hora de los selfies, con los que muchos recordarán su participación en un programa que no necesita pagar a quienes asisten por pura devoción a un espectáculo tan bien dirigido por Buenafuente. Los chistes del speaker rebajan la timidez de los presentes, haciendo que aplaudan y rían con soltura a la hora de la verdad. Después llega el momento de maquillar a los colaboradores, hacer las últimas comprobaciones técnicas y microfonear a los invitados. Es entonces cuando el regidor realiza la cuenta atrás, suena la cabecera y comienza el show. ¡A por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.