ASÍ FUNCIONA EL VIDEOARBITRAJE

Publicada en Publicada en Actualidad

Videoarbitraje

Que el fútbol levanta pasiones es algo que sabe cualquier persona que vive en la Tierra. El deporte más popular del mundo es practicado por más de 260 millones de personas, según datos de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), y su evento más popular, la Copa Mundial de Fútbol, dobla la audiencia de los mismísimos Juegos Olímpicos. Denominado por muchos como el negocio del siglo, el sector mueve más de 500.000 millones de dólares anuales, según datos de la consultora Deloitte. Este número supera con creces el dinero que se mueve en Suiza, Bélgica o Taiwan.

El pasado 14 de junio de 2018 fue una fecha histórica. Se inauguraba el Mundial de Rusia con un partido entre el país anfitrión y Arabia Saudí, el mismo que se celebró por primera vez con la asistencia del videoarbitraje (VAR) en un torneo de estas características. Desde entonces, defensores y detractores de esta técnica se han enfrentado sin cesar.

El VAR consiste en un conjunto de cámaras que retransmite el partido en una sala apartada del campo, donde los asistentes de vídeo revisan todas las jugadas. Esto sucede a petición del árbitro o en caso de que los asistentes señalen una jugada dudosa, aviando al juez del encuentro a través del pinganillo. Así, mediante esta tecnología se ayuda al árbitro a determinar si se ha producido alguna infracción que impide anotar un gol, además de evitar decisiones erróneas relativas a la concesión de un penalti, posibles tarjetas rojas y hasta servir en los casos que no quede claro qué jugador ha cometido una falta.

Trabajando en el VAR

Una vez que los técnicos revisan las imágenes grabadas e informan al árbitro, este último toma la decisión tras ver el vídeo en el lateral del campo o basándose – directamente – en la información que recibe por audio. El objetivo de este sistema es evitar interferir en el ritmo del juego, facilitando la toma de decisiones.

Y aunque hasta aquí todo parezca positivo, las críticas llegadas desde medios de comunicación a partir de teorías geométricas basadas en el punto de fuga y hasta por equipos de fútbol como el Real Madrid y el Valladolid, han hecho que esta tecnología se cuestione una y otra vez. Mientras tanto, personalidades como el exárbitro profesional y actual presidente del comité arbitral, Jaime Velasco Carballo, valoran positivamente su utilización.

Lo que no hay que olvidar es que el sistema no es más que una serie de árbitros que repasan lo que deciden los primeros a través de unas cámaras. Y los fallos son humanos, aunque de esta manera se intentan evitar de la mejor manera. Los datos no engañan: según el Director del proyecto VAR de la Real Federación Española de Fútbol, Carlos Clos Gómez, la implantación de este método ha disminuido los errores arbitrales de forma considerable. Quizá sólo sea cuestión de tiempo y de entender que la tecnología está ahí para echarnos un cable, no para complicarlo todo como piensan los amantes de las conspiraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.